Un viaje a la Difunta Correa

Hoy no voy a escribir algo relacionado a mi trabajo y lo que me gusta, sino que voy a hablar algo que nada que ver, pero si con San Juan, lugar donde soy oriundo.

Este fin de semana me fuí para San Juan a ver a mis padres y tíos, se tomo la idea del ir el domingo para la Difunta Correa en el Vallecito. La Difunta Correa para el que no lo conoce, es una historia y leyenda al mismo tiempo que habla de una mujer, que en la época de guerra civil entre los unitarios y federales en Argentina (1840) salió a buscar a su marido que había sido reclutado a la fuerza.

Ella salió desde la provincia de La Rioja con rumbo a San Juan siguiendo las huellas que iba dejando la caravana en la cual se encontraba su marido. Había llevado pocas provisiones de comida y agua, y en la parte de los desiertos de San Juan, se quedo sin agua y quedo abrazada a su hijo junto a un algarrobo; allí murió de hambre y sed, pero siguió amamantando a su bebé y  al día siguiente la encontraron unos arrieros que la sepultaron donde esta hoy día es Vallecito.

Hecha la introducción de la leyenda, a ésta mujer luego le empezaron a hacer pedidos y favores, ya que en vida  que era muy bondadosa y siempre estaba haciendo favores. Cuentan que unos de los primeros favores que realizó era de un arriero que había perdido su rebaño por esos lugares, le encomendó a la difunta que le ayudará a encontrarlo y así fue, de ahí construyo la primer capilla de adobe.

Hoy en día el lugar es visitado por cientos de personas que van a agradecer favores pedidos a la difunta, hay regalos que le han hecho en forma de agradecimiento, desde autos (hay un BMW) hasta vestidos de novias, casitas de juguetes, patentes o placas de autos, agua (de hecho hay muchísimas botellas de agua, para saciarle la sed a la difunta) y cientos de cosas mas. Hay varios santuarios y una capilla.

Los que mas le dan devoción son los camioneros, si se han fijado en los camiones (aclaración: los camiones son los que se usan para el transporte de carga, en algunos lugares como México le llaman Trailers, que nada que ver con sus camiones que son los colectivos de pasajeros) siempre están con alguna estampita de ella; también es visitada por cientos de personas, que como dije, van a agradecer los favores. Para llegar al lugar del santuario hay una escalera bien larga, porque el mismo esta arriba de una montañita, a esa escalera la suben de diferentes maneras, cuando yo la subí también lo hacía una mujer que subía de rodillas, hay personas que suelen hacerlo de espalda y marcha atrás, algunas se arrastran, es bastante chocante verlo.

El mito de la difunta ha crecido muchisimo y en algunos lugares que he viajado también tienen un santuario de ella. Dice la leyenda que ella siempre brinda favores y milagros pero que es muy cobradora en el cumplimiento de la promesa que se le hace a cambio. Por ese lugar pasan muchos colectivos, camiones y autos que van de pasada, es que cuenta también la leyenda que si uno pasa cerca de ella (hay un cruce de rutas cerca) y no hace la vueltita al santuario, algo pasará en el camino, esa leyenda esta tan arraigada en las personas que siempre se hace una vuelta por ahi, los colectivos cambian el recorrido y siempre pasan a saludarla.

Aunque no ha sido reconocida por la Iglesia Católica porque no cumple con los requisitos que se necesitan para la veatificación, la gente la ha tomado con mucha devoción y sus milagros son muy conocidos.

He sacado algunas fotos de ese lugar este fin de semana y las he subido, también pueden encontrar muchas fotos en flickr. Hay información de ella en la wikipedia y en el sitio oficial.

2 comentarios

  1. Odio la sugestión 😛

  2. Que podemos decir de la gente como vos Juan…, que tiene que ver esto con la sugestion…

Los comentarios están cerrados.