Barcelona es una de las ciudades que he visitado y me encanta. La gente no es como dicen (media cerrada y poco sociable), todo lo contrario, con la gente que me he relacionado de ahí son muy abiertas (imagino debe ser la puja interna que hay entre los españoles por el intento de independencia de algunas comunidades).

El puerto que tiene es hermoso, todo verde y colorido, con gente de todos lados del mundo y en donde se hace una mezcla de idiomas y razas importante. El acuario es grande, en el recorrido que hice, pase bastantes horas mirando diferentes especies de animales que viven en el mar, las cuales tengo fotos en mi flickr. Me sorprendió el tamaño de los tiburones y su porte, uno parece pequeño e indefenso al lado de ellos, no imagino un escape de uno de esos en el mar, porque creo que no se cuenta el cuento.

La parte gótica y las catedrales son verdaderas obras de artes de construcciones, uno no se cansa de verlas y de admirarlas. Las veces que he ido, es obligado tomarse un jarrón de cerveza en la Rambla con aceitunitas. Y desde la ultima vez que fui, que conocí el Bar 420 cerca de La Rambla, un lugar excelente para relajarse y divertirse con buena compañía, amigos, buena música, hacen de la estadía en Barcelona un privilegio.

Un drone, avión sin tripulación controlado remotamente, los cuales están de moda, sobrevoló la ciudad con una cámara y filmo lo hermosa que es la ciudad.

Disfruten de ella: