Si el ojo humano tuviese la capacidad de ver las señales del WiFi que hay por el ambiente, el espectáculo sería algo así:

Se puede apreciar las señales en el plano horizontal y en el vertical.