Reducción de Velocidad de Internet en Argentina Continuando con el tema:

Antes que varias partes decidan entablar una negociación por un problema puntual es necesario que preexista un problema. Y si no existe, siempre puede inventarse uno, o presionar para alcanzar tal objetivo. Para presionar, resulta favorable tomar decisiones unilaterales. Quien toma este tipo de decisiones, suele creerse con poder de cohesión sobre el resto. Una vez adoptadas las decisiones unilaterales, como por ejemplo, reducir el ancho de banda para entorpecer el tráfico de interconexión de los distintos ISPs (del NAP -National Access Point- de CABASE, en este caso), y demostrado el poder de cohesión, la mesa de negociación queda servida. Advance (filial de Telefónica), Telecom, Prima (Ciudad Internet-Grupo Clarín) e Impsat propusieron ayer, en una reunión de la comisión de CABASE, modificar la forma de funcionamiento del nodo de interconexión. Las empresas, si bien pueden querer cobrar por prestar sus servicios, no deberían poder tomar decisiones arbitrarias que terminen perjudicando a los ciudadanos. ¿Quién evitará que cualquier integrante del NAP reduzca su ancho de banda arbitrariamente en el futuro? Aquí entra en juego el papel del Estado que es quién debe defender los derechos de los ciudadanos y quien debe mediar entre la sociedad y las empresas privadas proveedoras de servicios.

Articulo completo