Hay un artículo muy interesante que habla de como los ISP de Argentina están revendiendo los rango de IP que han sido usado por Spammers y se encuentran en la lista negra de SPAM.
También habla de como los ISP compran rango de IP a otros ISPs y los alquilan a los spammers.

Basura bajo la alfombra
Venta de espacios ajenos, reciclaje de direcciones IP y otras lindezas serían algunos de los recursos utilizados por algunos proveedores de Internet que sucumben a la tentación de tratar amigablemente a los spammers.
“¿Es cierto que algunos ISPs reciclan direcciones IP que han sido utilizadas por spammers y las venden a usuarios nuevos?”, fue la pregunta que Bloggers hizo a algunos de los principales proveedores de Internet del mercado. Uno de ellos pidió aclaraciones porque no entendía la pregunta. Entonces, el periodista hizo una analogía: “Es algo parecido a lo que sería alquilar autos para que un ladrón salga a cometer delitos por la ciudad y, cuando ya está muy visto por la policía, pintarlo y vendérselo a un usuario inocente”. Al ejecutivo le encantó la analogía y respondió con otra: “Si venís a preguntarme si es cierto que nosotros eludimos impuestos y estafamos a la AFIP, te voy a contestar que sería absurdo, porque es un delito, y que además a nosotros nos miran con lupa, así que aunque quisiéramos, no podríamos”. Touchè. La respuesta fue rápida y correcta. Hacerlo sería un delito, pero en la Argentina reutilizar una dirección IP que está “quemada”, como se dice en la jerga de los spammers, no es delito. “Eso está tan lejos de nosotros y de nuestro negocio que tuve que pedir aclaraciones para entender qué me estabas preguntando”, replicó el hombre de prensa.
Pero no todo es como un usuario inocente podría suponer. Por ejemplo, un técnico de un ISP quien, como todos los consultados, sólo aceptó hablar en off, señaló que uno de los recursos que sí se utilizan en el mercado es aprovechar el espacio ajeno. “Un proveedor de Internet tiene sus propias direcciones de IP -lo que se conoce como espacio autónomo- pero también compran a otros proveedores para completar su servicio a los clientes”, dice. El mecanismo luego es alquilar las direcciones a spammers que, por supuesto, pagan muy bien el servicio. “No alquilan el espacio propio, sino el ajeno”, explica el técnico. Cuando la dirección comienza a entrar en listas negras, el perjudicado no es el ISP que hace el negocio sucio, sino el que le proveyó los recursos. En síntesis: Compran afuera para poder alquilar a los spammers, y usan los recursos propios para negocios limpios. Si hay sanción, cae el otro.
No es la única denuncia sobre el tema: Un ISP que tampoco quiso hablar en on, dijo que la costumbre de reciclar direcciones “quemadas” se ha convertido en un sub-negocio del spam. “Una política contradictoria con las declamaciones oficiales en contra del spam”, dice.
La polémica recién comienza. Ahora esperamos que algún ISP hable en on. Sería un buen servicio al cliente.

Fuente: http://www.bloggers.com.ar/