Cuenta la historia que la arrogancia de Sarmiento era tal que al momento de morir dijo esta frase:

«Siento el frio del bronce que me esta invadiendo sobre mis pies»