Hace tiempo habí­a leí­do este artí­culo y me pareció interesante compartilo, porque es algo que me pasa a me­ particularmente. Es bastante raro, cuando lo lei dije, pero si así soy yo… La moraleja de esto es que cuando uno empieza haciendo algo despues entra en un estado en que se entusiama. Me ha pasado con el estudio, teniendo que estudiar, estoy viendo televisión y ademas de no tener ganas de ver televisión, lo sigo haciendo; es como que uno esta medio desganado, pero interiormente me estoy diciendo anda a estudiar, pero bue, no se quiere. Es ahi cuando utilizó el "disparar y avanzar" y es cuando me pongo a estudiar y luego, buala, sigo estudiando hasta largas horas de la noche y sin intermedios. Creo que siempre, en todos los ordenes de la vida, y creo que lo hago, trato de implementar el "disparar y avanzar" hasta ahora no me ha ido mal. Acá hay un estracto del articulo original. Fijo. Llego a la oficina, doy un par de vueltas, veo si hay correo cada diez segundos, navego por la red y tal vez haga algunas tareas tontas como pagar la factura de la American Express. Pero lo de volver a escribir código con fluidez no ocurre…. …. Una vez que te pones manos a la obra no es tan difí­cil seguir a buen ritmo. Muchos de mis dí­as transcurren de esta manera: (1) ir al trabajo (2) leer el correo, navegar por la red, etc. (3) decidir que voy a ir a almorzar antes de ponerme a trabajar (4) volver de la comida (5) leer el correo, navegar por la red, etc. (6) decidir por fin que debería empezar (7) leer el correo, navegar por la red, etc. (8) decidir otra vez que debería ponerme a trabajar (9) lanzar el maldito editor y (10) escribir código casi sin parar hasta que no me doy ni cuenta de que ya son las 7 y media de la tarde. En alguna parte entre los pasos 8 y 9 parece haber un bug, porque no siempre puedo dar ese salto. El articulo original está en: Disparar y avanzar Este tipo tiene varios articulos interesantes….