En Denken hay un comentario/escrito de lo que pasa en internet en Argentina, esta muy claro y además tiene una visión de futuro muy aceptable.
Un resúmen sería que ve que el problema de los G4 está generado por la Voip y como esto influye en su facturación..Lectura recomendada
¿Qué pasa con Internet en la Argentina?
El texto que aquí escribo puede leerse como reclamo o como simple explicación de lo que entiendo esta pasando con CABASE. Aquellos que puedan tomar acciones para solucionar esta situación, por favor inténtelo.

La única forma de defendernos es estar informados.
Siempre nos quejamos de lo caro que es el teléfono en Argentina, de que en otros países las llamadas locales están incluidas en el abono mensual, etc.
Estas prácticas de las grandes empresas monopólicas parecen imposibles de modificar. Pero resulta que, hoy en día, sí se pueden modificar. De hecho ya se modificaron.

Para el usuario final de servicios telefónicos o de Internet resulta difícil entender la parte técnica del problema. Pero depende de nosotros, los consumidores, comprender lo que hacen las empresas para mantener sus monopolios y seguirnos robando.

El problema se desata a raíz de la evolución tecnológica que en estos últimos meses se ha logrado.
Empresas como Red alternativa, HolaArgentina, Telephone2 o Iplan ofrecen servicios de acceso a Internet y de telefonía.
La telefonía que ofrecen estas empresas es del tipo VoIP la cuál logra transmitir la voz sobre redes tipo TCP/IP que es la misma que se usa para Internet.
Además Movicom ha salido también a ofrecer servicio de telefonía a niveles de tarifas equivalentes a los de Telefónica y Telecom.
No es casualidad que Telefónica esté en tratativas para comprar a Movicom.
Telmex esta comprando Embratel y Chilesat. Vamos rumbo a tener solo 3 o 4 operadores en la región.
Tampoco es casualidad que Telefónica, Telecom, Impsat y Clarín (los 4G) han cortado, o reducido al mínimo su enlace con el Nap de CABASE. (El Nap de CABASE es el lugar físico donde todos los proveedores de Internet confluyen para intercambiar datos entre sus redes a nivel nacional).

Hoy en día, si uno quiere tener un teléfono en Buenos Aires del tipo 4555-5555 lo primero que piensa es en pedírselo a Telefónica o Telecom y en algunas zonas Impsat, pero resulta que hay otras opciones…
Por ejemplo el ya mencionado Iplan, aunque su propia red esta geográficamente limitada, esta empresa puede ofrecer servicios de telefonía fuera de ella. Es más, tiene capacidad de ofrecer números de teléfono de Buenos Aires en cualquier parte del mundo usando como red Internet.
Ya se puede contratar en Arraiga (www.arraiga.com) una línea por 25 pesos finales mensuales con instalación gratuita y el minuto cuesta 0,03 pesos finales. Lo cual es más económico que contratarle una línea comercial a Telefónica o Telecom que cuesta 37,52 pesos.
También se pueden contratar las líneas que da Movicom con su servicio «Movicom en casa». Por desconocimiento técnico la gente parece no terminar de entender que el número que da este servicio es un número sin el prefijo 15, con lo cual funciona realmente como una línea común a la hora de recibir llamadas. Y para hacer llamadas el costo es de 0,07 pesos finales cada tres minutos, lo cual es más económico que lo que cobra Telecom o Telefónica que es 0,0469 + IVA cada dos minutos.

Por todos estos adelantos tecnológicos es que los 4G toman acciones en contra de las pequeñas empresas que comienzan a quitarles clientes.
Estos pequeños y medianos operadores podrían ofrecer servicios de telefonía a un abonado de cablemodem o a un abonado de Internet inalámbrica. De esta forma ese abonado podría dar de baja su línea que tenga contratada con Telefónica por ejemplo.

Los 4G no sólo están llegando tarde al negocio de la telefonía IP o VoIP sino que corren el riesgo de perder los clientes que ya tienen.
Por eso es que los 4G deciden desconectarse del Nap de CABASE. De esa forma esos operadores de VoIP no podrán hacer correr el tráfico de sus líneas sobre sus redes.
Los 4G ponen por excusa de que los otros operadores se están aprovechando de ellos y que de esta forma pierden dinero. Dicen que ellos son los que tienen los contenidos nacionales en Internet y que los otros ISPs los toman consumiendo su ancho de banda indiscriminadamente.
Digo yo, ¿ellos no hacen los contenidos para que los consumidores los consuman?
Clarín.com factura un buen dinero por la publicidad que allí publica. Se supone que cuantos más usuarios la ven mejor es para ellos y más valdrá ese espacio.
Es como si Canal 13 quisiera cobrarle a la gente por ver su canal.
En este punto se pueden trazar cientos de analogías al respecto.

Hoy hacen esto… el día de mañana quizás decidan que la señal de Canal 13 la puede retransmitir Multicanal pero NO Cablevisión… y así los consumidores seguiremos sufriendo los caprichos de estas empresas.

La telefonía IP está ya entre nosotros ¡y funciona!
Hay muchos otros pequeños operadores que también están listos para competir… depende de nosotros darles el espacio y las oportunidades para que el día de mañana (o hoy mismo) tengamos mejores servicios.

Con la medida que tomaron los 4G han logrado detener a estas empresas y sobre todo ganar tiempo, no sólo para seguir facturando si no para ponerse ellos al día con el equipamiento tecnológico.
Ellos dicen que son los únicos que invierten, y que los otros se aprovechan de ellos. Si fuera así, ellos podrían hacer lo mismo en lo que respecta a VoIP. ¿Por qué no invierten en equipos de VoIP para vender telefonía sobre las redes de Fibertel, Iplan o el ISP que ellos quieran?
Los que se quedaron son ellos y ahora quieren ganar tiempo.

EL PROBLEMA CON EL CABASE ES ÉSE Y NINGUN OTRO.
LO QUE LES PREOCUPA ES EL TRAFICO DE VOIP. EL RESTO DEL TRAFICO ES CHAUCHA…
Hoy en día ya se está haciendo correr una enorme cantidad de tráfico de llamadas IP sobre el CABASE. El resto del tráfico no es poco… pero el jugo, el lugar de donde ahora quieren sacar dinero es el tráfico VoIP.

Mientras tanto, ahora la internet del país quedó dividida en dos, chequear una cuenta de e-mail de Ciudad.com desde una conexión fuera de los 4G (por ejemplo Fibertel o Velocom) se vuelve imposible. Lo mismo pasa si uno intenta chequear una cuenta de invofia desde Iplan.
También si uno quiere ver la página de Clarín.com o entrar a www.telefonica.com.ar desde una conexión desde fuera de los 4G (por ejemplo Iplan), se vuelve una excursión eterna…
La semana pasada si uno quería mandar un e-mail desde una cuenta de Fibertel a una de Ciudad.com era imposible. Los e-mails rebotan o llegan con 3 o 4 días de atraso.

Ahora para que los datos pasen el piquete que los 4G han hecho tiene que salir hasta un nodo en el exterior del país y luego volver a entrar. De esta forma es que se ha lentificado todo el tráfico de Internet a nivel nacional.

Los que siempre pagan las consecuencias son, una vez más, los usuarios.

SOLUCIONES:

Primero y principal la solución tiene que apunta a que siga existiendo el CABASE, o como quieran denominarlo en el futuro, pero es primordial que todos los ISPs se unan en un sólo nodo o NAP. Esa es la única forma en la que se saca real ventaja de tener una interconexión nacional.
Si cada ISP tiene que hacer un enlace especial hacia otro sería imponerles un gasto que no todos los ISPs podrían afrontar. Además esos enlaces en algunos casos podrían ser redundantes y en otros insuficientes. Al tener un enlace hacia un lugar común se optimiza mucho más el tráfico y todos ganan velocidad.
Establecer enlaces privados por separado es como tener que contratar una línea de teléfono diferente para llamar a cada provincia del país.

Mantener el CABASE funcionando puede dar grandes beneficios a la argentina y a toda la región. Son pocos los modelos de este estilo que funcionan en el mundo y mantenerlo puede generar grandes beneficios para el desarrollo del país.

¿Clearing de Megas?
Una solución podría ser medir el tráfico que corre por el CABASE y hacer un clearing de Megas (tal como es el clearing entre las compañías telefónicas).
Los 4G argumentan que ellos son los que tiene contenidos y que los otros ISPs se aprovechan. De esa forma por ejemplo si Ciudad.com o Telefonica.com.ar emite más Megas de los que emiten sus receptores por ejemplo usuarios de Fibertel. Entonces Fibertel pagaría por la diferencia.
Para implementar esto hay que medir el tráfico diferenciando upstrem y downstrem (subida y bajada). Hoy en día se mide el tráfico en el CABASE sin diferenciación.
Este modelo puede fallar dado que como se explicó antes el problema surge a partir del tráfico que genera el VoIP.
En una comunicación de VoIP se usan los mismos Megas en ambos sentidos. El que habla y el que escucha usan el mismo ancho de banda (además de que intercambian roles continuamente –emisor-receptor-). Con lo cuál con un sistema tipo clearing, después de medir los Megas, quedarían empatados y toda esa medición quedaría sin sentido. Además en ese tipo de llamadas de VoIP no se pude distinguir quien genero la llamada con lo cual tampoco se puede medir desde ese lado.
Por su puesto que sí quedaría marcada el resto de la diferencia (todo lo que no sea VoIP). Si los 4G estuvieran de acuerdo con un sistema así, podría ser bueno implementarlo, dado que las compañías chicas que quieran implementar VoIP emitirían lo mismo que reciben y no tendrían que pagarle nada a ningún otro ISP.
Sin embargo este modelo también necesitaría de una regulación, ya que un ISP también podría «jugar» con los anchos de banda y privilegiar la descarga de contenidos desde su sitio y cerrar la subida. De esa forma podrían terminar bloqueando las comunicaciones de VoIP y usarían el CABASE sólo para cobrar lo más posible de ese clearing.
Debería de reglamentarse también un ancho de banda determinado y además equiparado en lo que respecta a subida y bajada.

Interconexión por ley
Otra opción podría ser imponerles a todos los ISPs una conexión con CABASE.
De esta forma todo ISP de argentina tendría que garantizar un X ancho de banda por cada usuario que tengan. Así, cada usuario estaría en condiciones de disfrutar los servicios que otros ISPs o sistemas de VoIP provean.
En este caso también hay que tener en cuenta que los contenidos (páginas web y otros) deberían ser contabilizados aparte, teniendo así que disponer de un ancho de banda extra por cada Mega hosteado en sus servidores.
En este caso, y aunque parece muy rígido, el problema quedaría resuelto.
Sería garantizar que cada ISP y cada usuario final de internet en la argentina tenga las mismas oportunidades, y que recibe lo justo por el servicio que paga.
Sobre esto hay un punto más a tener en cuenta, no todos los usuarios tiene el mismo ancho de banda. Así una empresa ISP que venda 100 accesos DialUp no debiera necesitar el mismo ancho de banda que una empresa ISP que venda accesos de 512Kb.
Además habría que auditar todos los ISPs por particular, ver cuantos usuarios tienen y de qué ancho de banda y así dictaminar el ancho de banda necesario de cada ISP con el CABASE.
Pareciera difícil de lograr, pero quizás no lo sea tanto.
Los operadores de televisión por cable contabilizan los abonados que tienen y a su vez pagan a los operadores de señales mayoristas por cada abonado que tienen.
Inclusive hay diferenciación por cada señal. Por ejemplo el fútbol codificado o canales Premium tipo HBO.
El cableoperador contabiliza las señales que esta vendiendo a cada abonado y eso es lo que paga a los mayoristas ya sea HBO, Fútbol o Cinecanal, etc.

Esta ley de conectividad con CABASE podría también extenderse a la conectividad internacional, o en todo caso hacerse optativo de cumplir.
Así cada ISP que cumpla con la norma podría ganar una Cerificación y los usuarios finales podrían elegir si contratan un ISP que garantiza el ancho de banda o uno que no.

Según la facturación del ISP
Otra opción podría ser imponer un ancho de banda con el CABASE acorde a la facturación que el ISP tenga.
Por ejemplo no es lo mismo un ISP que cobra 8 pesos por abonado Dialup, que uno que cobra 300 pesos por un acceso de 1 Mega.
Además en la facturación del ISP también estaría lo que el ISP cobra pro hosting de paginas web. Así podría calcularse que para una facturación de 1000 pesos se debe tener un X ancho de banda con el CABASE.
Para este caso ocurre que también podrían darse ciertas deformidades, ya que hoy en día los ISP facturan por diversos servicios, que no siempre están en relación con el uso de ancho de banda (ya sea publicidad, banners, contenidos exclusivos, servicios agregados, etc). Inclusive en el caso de los ISPs gratuitos, no facturan nada a los consumidores finales, reciben un dinero proveniente de las telefónicas. Claro que esto podría medirse como facturación. Quizás estudiando bien los ingresos de un ISP se puede establecer una relación real entre la facturación y el ancho de banda necesario.

Consideraciones finales
Todo este problema surge a partir de las diferencias que existen entre los servicios y contenidos de cada ISP. Si todos tuvieran la misma cantidad de contenidos nadie podría argumentar que los contenidos estos son más usados que aquellos.
Y si todos dieran servicios de VoIP nadie se sentiría en desventaja de no poderlo vender a los clientes de su red o de otras.
Lamentablemente hoy es el VoIP, mañana será la videoconferencia y pasado la teletransportación… quién sabe!

Las soluciones pueden ser varias. El dilema es encontrar una que permita el crecimiento de nuevas empresas y nuevas tecnologías. Para que esto ocurra es imprescindible hacer que el CABASE siga existiendo.
Solo así esas nuevas empresas y esas nuevas tecnologías encontraran un lugar para crecer y desarrollarse.

Yo soy un simple usuario final de servicios de internet. No tengo compromisos con ningún ISP. Hay mucho escrito sobre VoIP y su reglamentación.
En Estados Unidos ya hay muchas empresas dando ese servicio y cada día surgen más.
Hay empresas que dan Telefonía IP sobre accesos Wi-Fi generando así una interesante competencia para las compañías de teléfono celular.
El crecimiento no tiene fin. Hay que generar un marco legal para que todas las ideas nuevas tengan oportunidad de desarrollarse en el país. Para que eso pase es necesario que exista un nodo local como el CABASE. De lo contrario al tener que hacer otro tipo de enlaces privados o teniendo que salir a un nodo en el exterior se vuelven técnicamente inviables.
Realmente el tener un enlace con el CABASE no es un gran gasto para los ISPs sin embargo los 4G han cambiado su política simplemente porque intentan sacar un beneficio extra del mercado local.

En Estados Unidos han eximido de impuestos a las empresas relacionadas con Internet para darle más crecimiento al sector.
Mientras tanto aquí en argentina no se logró desregular el sistema de llamados al 0610 y Telefónica y Telecom mantienen el monopóleo de ese tipo de prefijo.